viernes, noviembre 25, 2022

ANALISIS DE UNA FINAL DE LA LIBERTADORES DONDE NO TODOS GANARON

Miguelito está feliz.  Conversamos con él en Puerto Santa Ana.  El vende cigarrillos y sumó a su negocio la venta de camisetas estilo team gym/crosfitero, unas sencillas “Bbd” como le llaman acá, a los que le pusieron el logo del Flamengo y el de Guayaquil, con la leyenda “amor del bueno”.  Vendió solo él, 100 camisetas.  “Pude vender más, pero de pronto mi proveedor no me dio ninguna camiseta más”.  Historias diversas de un pueblo creativo y trabajador.

Puerto Santa Ana ganó como sector, pero no así el resto de la ciudad, donde por seguridad se notó un incremento policial, pero no impidió a los asaltantes que vuelan en una moto a robar a los transeúntes del cerro de la gran ciudad.  Los hoteles y negocios de Sauces y la Alborada no registraron incremento en ventas.  En el caso de los negocios de la vía a Samborondón, las ventas fueron las normales, aunque la tendencia es a la baja.  El dueño de un shawarma en Urdesa también dice que “no sólo no vendí, sino que bajaron las ventas en un 20%”.  Suertes distintas en una ciudad que aún baila samba.

spot_imgspot_img