martes, noviembre 29, 2022

GUAYAQUIL Y FLAMENGO EL ROMANCE QUE NACIÓ AL PIE DEL RÍO.  COMO BUEN AMORÍO DE PUERTO

Hasta finales de los 90 aquel manglar que limitaba con la primera fábrica de la multimillonaria Cervecería Nacional, y era escondite peligroso para enamorados del cerro, no por los ladrones, sino por murciélagos, culebras y hasta cocodrilos que pululaban por esa mezcla tan del entorno de monolandia: Manglar, peligro y río.

Año 2022:

Puerto Santa Ana, el ex manglar y lodo no está ya, hoy es un pequeño Brickel y Ocean Drive.  Y el romance surgido entre la hinchada barcelonista, pueblo guayaquileño y la torcida del Flamengo parece que va para largo.  Flamengo lo hizo.  Llegó con ruido y tambores.  Parecían unos guayacos más.  Llenaron las cevicherías y bailaron salsa.  Y vieron que la salsa es un ritmo y es también la mezcla de cebolla, hierbita y limón, que se le agrega al pastel de chorizo.  Nuestra salsa.  Flamengo enamoró a Guayaquil y desde el inicio nos quedamos hinchando por ellos.  Nos hicimos parceritos.  Y hasta nos olvidamos sin querer queriendo de los rivales del Flamengo, les pusimos “los del otro equipo”.  Y los brasileros indagaron lo que es el otro equipo y se rieron y lo adoptaron.  Se unieron también al cantico contra el Emelec.  Nació un romance ideal.  Ya somos familia.  Guayaquil es terreno Flamengo.  La capital es Puerto Santa Ana.  Y ahí hoy ha nacido el nuevo nervio urbano de encuentro para victorias deportivas y tontodromo.  Imposible mejor lugar.  Al pie del río.  Mirando al futuro.  Muito obrigado.

spot_imgspot_img