martes, agosto 3, 2021

UNA MISS FILIPINAS ES LA REINA DEL SUSHI EN URDESA.

Agnes Raflores, la reina del Sushi en Urdesa: «Fue duro llegar a este sitial».

Escribe: @angellobarahona.

Agnes Raflores siempre está feliz y siempre tiene tiempo para sus amigos. Su negocio boyante, de buen nivel y excelente calidad es el restaurante japonés Saitama, ubicado en el corazón de Urdesa Central. La hemos visitado. Fresca y con esa sencillez propia de los orientales y que acá en Ecuador equivocadamente se confunde con ingenuidad. Pero la filipina Agnes, es también una seguidora de los concursos de belleza. Por eso, su grupo de amigos con amor la llamamos Miss Filipinas.  Le pedimos que nos hable en primera persona de sus recetas. Las del éxito comercial y las del éxito en la vida.  Esto nos platicó:

“Saitama Sushi se inició en noviembre de 2.007 con la asociación de 5 filipinos.

El nombre Saitama proviene del nombre de una de las grandes provincias de Japón cerca de Tokio, donde una vez, uno de los socios visitó en Japón. Adoptaron el nombre porque observó que, en Saitama, Japón, había muchas personas mayores con una vida saludable. Con el pensamiento y la observación de que la gente allí está comiendo alimentos saludables, por lo que fue agradable adoptar el nombre, porque nuestro principal objetivo es servir alimentos saludables a las personas. (La gastronomía japonesa es conocida en la mejor comida saludable).

Vine a Ecuador en agosto de 2.008, con la intención de ayudar a mi hermano a manejar el negocio, él era uno de los socios de Saitama. Cuando yo llegué a Ecuador, no sabía nada: cultura, idioma e incluso el negocio en sí, porque mi experiencia era y fue en Filipinas, trabajar como supervisor / contador, en una industria automotriz japonesa en nuestro país Filipinas (que fue donde aprendí cultura y gastronomía japonesa). No sabía cómo administrar un negocio, menos un restaurante.

Cuando vine aquí, solo había unos pocos ecuatorianos que querían comer comida japonesa, porque pensaban que todos ellos eran alimentos crudos. Les expliqué que en Saitama teníamos y tenemos rollos fritos y fríos, pero ahora también hay pescado crudo disponible. Estoy enseñando a usar palillos, comer usando palillos, cuál es el uso de jengibre y wasabi a algunos de nuestros clientes.

En el año 2.010, éramos 4 conocidos en un restaurante bar sushi aquí en Urdesa Central Guayaquil. Entre nosotros 4, soy la única mujer y propietaria filipina. Los 3 eran todos japoneses y masculinos (puedo decir con orgullo que Saitama es parte de la gastronomía japonesa en Ecuador).

Después de un año y medio de mi llegada, los socios de Saitama decidieron terminar la sociedad, porque algunos de ellos se regresaron a Japón.

Agnes Flores recibiendo en Saitama a los ejecutivos canadienses Cmdt. Jaime Ramírez (Presidente), Abg. Kira Mora (Vicepresidente)

Mi hermano también decidió cerrar el negocio, pero le pedí que me permitiera seguir gestionando y tratar de hacerlo, esta vez, a mí manera. Con la promesa de un año más tarde, dejarlo más posicionado, venderlo y regresarme a Filipinas a poner mi negocio familiar…

Fue a principios del 2.010 cuando mi hermano decidió venderme el negocio porque necesitaba volver a casa también. Cuando regresó a casa, me quedé sola, trabajando y manejando sola, aplicando el aprendizaje, mientras observo el trabajo de mis compañeros en Saitama. Lo único que tengo en mí es la fe y la fuerte dedicación para ganar dinero porque necesito apoyar a mis hijos y enviarlos a la escuela (por cierto, soy madre soltera de 4 hijos).

Unos meses más tarde, me dieron la oportunidad de conocer muchas amistades con personalidades conocidas de la televisión y en el área de negocios, la amistad ecuatoriana y algunos de ellos se convirtieron en mi familia y me ayudaron mucho a hacer negocios aquí.

Después de 6 años de estar sola, lejos de mi familia y mi hijo mayor ya se graduó en la Universidad de Filipinas, fui bendecida porque vino y me acompañó en mi viaje. Lo envié a la escuela de gastronomía para aprender en la preparación de alimentos y aprender más sobre la preparación y gestión del restaurante. Y ahora estoy orgullosa de decir que aprendí mucho y es uno de mis chefs en nuestro negocio.

Empezamos a pensar en cómo hacer otra variedad de rollos, preparar Ramen y muchos más. Ahora estoy más segura de que podemos servir alimentos más delicados y de excelente calidad, y, sobre todo, es dar a nuestros clientes más satisfacciones y satisfacción.

Trabajar con mi hijo es la mejor experiencia que he tenido, especialmente durante la pandemia. Trabajamos solos durante los primeros meses de pandemia para evitar la contaminación de nosotros.

Estoy agradecida y realmente bendecida de estar en Ecuador, viviendo a millón de millas de distancia de mi país, aquí encontré un nuevo hogar, una familia con cálida bienvenida de la gente aquí en Ecuador. Con estos, estoy feliz de servir a la gente a cambio sirviendo con excelente calidad de comida, precio asequible y el mejor servicio “.

¡Gloria a Dios!

«Adoro los concursos de belleza. Por eso mis amigos me dicen Miss Filipinas, yo obvio, sonrío cuando me lo dicen. Sé que es por cariño».

spot_imgspot_img